3. Aperturas especiales

Es posible visitar varios sitios arqueológicos y palacios famosos de Roma solicitando y reservando la apertura con anticipación. Presentamos a continuación algunos de los más interesantes y menos conocidos.

INCLUIDO EN EL TOUR

  • Un guía privado, solo para Ustedes
  • La apertura exclusiva del sitio
  • Entradas y gastos de reserva

 

LA TUMBA DE LOS ESCIPIONES A LO LARGO DE LA VÍA APPIA ANTIGUA

El sepulcro donde fueron sepultados los miembros más importantes de la familia que destruyò a Cartago como Escipión llamado el Asiático, hermano del Africano y  Escipión Emiliano.

Esta joya del arte funerario arcaico romano fue construida por el fundador de la dinastía L. Cornelio Escipiòn Barbato, cuyo sarcófago de granito, en forma de altar y que se fecha al 280 aC, se colocó frente a la entrada.

Las últimos sepulturas se remontan a mediados del siglo II aC, cuando una rama colateral de los Escipiones decidió extender la tumba, excavando un nuevo túnel lateral y construyendo una fachada monumental.

La tumba, formada por galerías que se intersecan perpendicularmente, fue excavada en la roca de la colina. Contenía 30 sarcófagos colocados a lo largo de las paredes, algunos de los cuales se excavaron directamente en la  pared rocosa del sitio. Escipión el Asiatico y Escipión Emiliano, los grandes enemigos de Aníbal y los destructores de Cartago, fueron enterrados aquí. En la zona arqueológica se encuentra también un columbario subterráneo perfectamente conservado y los restos de una casa de la época tardo- romana.

EL COLUMBARIO DE POMPONIO HYLAS A LO LARGO DE LA VÍA APPIA ANTIGUA        

De tamaño pequeño, pero de gran valor por sus espléndidas pinturas y su excepcional estado de conservación, es el tipo de tumba más difundido en Roma desde el primer siglo d.C.

El columbario de Pomponio Hylas, ubicado entre la Via Appia y las Murallas Aurelianas, fue descubierto en 1831. Su construcción se remonta a la primera mitad del primer siglo d.C y se continuó su utilización hasta el segundo.

En la pared opuesta a la entrada, una inscripción muestra los nombres de Pomponio Hylas y de su esposa. Bajo las escaleras se abre una sala subterránea. Brotes de vid, pájaros y cupidos están pintados en el techo.

Dos personajes, probablemente los fundadores de la tumba, están representados en la edícula del ábside, formada por dos pequeñas columnas, un friso y un tímpano. En las otras paredes del columbario hay nichos más pequeños, con escenas de Orfeo, Hércules y Aquiles. El cuerpo perfectamente conservado de una mujer fue encontrado en un sarcófago debajo del piso, desafortunadamente pulverizado al abrirse el mismo.

EL MITREO DEL CIRCO MASSIMO

El culto místico de Mitra, la divinidad iraní-babilónica, a menudo asimilada al Sol, encuentra su máxima difusión en el Imperio Romano entre los siglos II y IV dC.

Construido en el segundo siglo en el sótano de un edificio adyacente al Circo Máximo, el Mitreo consta de varias habitaciones por las que se tenía que pasar antes de llegar al proprio santuario, la cueva donde los fieles entraban en contacto con el dios, después de pasar por varios grados de iniciación.

El acto central del mito era el sacrificio del toro cósmico que, al morir, da vida al universo asì como està representado en el gran relieve de mármol, dedicado aquí por “Hermes Tiberio Claudio”.

Los iniciados, que no incluian a las mujeres, celebraban el sacrificio festejando juntos en honor del dios.

TESTACCIO: EL MONTE DE LOS TIESTOS Y EL PUERTO DE LA ROMA ANTIGUA

Subir la colina de Testaccio significa literalmente caminar sobre los fragmentos : asas, cuellos y fondos están por todas partes, mientras que las capas de ánforas rotas se reconocen claramente a los lados de la colina.

Desde la época republicana, el Emporio fue el lugar de desembarque de mercancías y materias primas (mármol, trigo, vino y aceite) que llegaban por mar al puerto de Ostia y subían por el río en barcazas para llegar hasta las amplias filas de almacenes a lo largo del Tíber.

En el curso de los siglos, los fragmentos de las anforas de aceite que, debido a la consistencia de la  sustancia contenida no podían reutilizarse, se apilaron cuidadosamente unos sobre otros hasta constituir un montículo artificial detrás del puerto: el Mons Testaceus, formado por 35 metros de ánforas de aceite, que llegaban principalmente desde España, rotos y acumulados a lo largo de los siglos.

Un paseo, siguiendo lo que de los antiguos almacenes sobrevive, nos llevará desde el Monte Testaccio hasta las ruinas del puerto romano sobre el Tiber.

Informaciones prácticas

DURACIÓN
La duración de cada visita es de 1 hora.
DIAS
Disponible desde martes a viernes.*

* Debido a la disponibilidad limitada, es recomendable reservar con mucha antelación.
Otros sitios pueden estar disponibles a pedido.

PRECIO

PRECIO de nuestra visita guiada privada:

ADULTOS NIÑOS / ESTUDIANTES
(2-18 años)  
NIÑOS
(0-2 años)
€  50 € 25 Gratis

 

LE INTERESA ESTE TOUR? CONTÁCTENOS!

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje